Banco Mundial y otras instituciones financieras

Alivio de la pobreza”, “sostenibilidad”, “prosperidad” y “desarrollo” son palabras clave en los materiales de relaciones públicas del Banco Mundial, su brazo privado, la Corporación Financiera Internacional (CFI) y otros organismos financieros de desarrollo. En realidad, las políticas, programas y proyectos promovidos por estas instituciones han provocado una y otra vez mayor pobreza, violencia y destrucción de bosques.

La declaración exhorta a los movimientos climáticos, ambientales y de justicia social a rechazar las “Soluciones Basadas en la Naturaleza” y todos los mecanismos de compensación porque no están concebidos para resolver la crisis climática. Permanece abierta para firmar hasta fines de 2021.

Convocamos a organizaciones a firmar esta Carta Abierta hasta el viernes 6 de noviembre.

En vísperas del Día Internacional de Lucha contra los Monocultivos de Árboles, se lanzó una carta abierta firmada por más de 730 miembros de las comunidades de Mozambique y 120 organizaciones de 47 países.

Esta carta es una respuesta pública de la Red de Alerta contra el Desierto Verde de Brasil y el WRM a un e-mail del departamento de inversiones del Banco HSBC en los Estados Unidos, que solicitó información sobre la empresas de papel y celulolsa Suzano en Brasil. 

Firme la carta para alertar a los pueblos de los países del Norte global. ¡Evitemos que las agencias de cooperación financien monocultivos que destruyen territorios! Hay tiempo hasta el 19 de septiembre.

Más de 80 organizaciones reclaman el rechazo de las solicitudes de financiamiento presentadas por los gobiernos de Indonesia y Colombia, que la Junta del Fondo Verde para el Clima discutirá en su 26ª reunión del 18 al 21 de agosto.

133 organizaciones y 101 personas de 56 países enviaron una carta abierta al Consejo del Fondo Verde para el Clima el 8 de marzo de 2020. En especial, piden el rechazo de una solicitud de financiamiento del Fondo Arbaro

Digamos al Consejo del Fondo Verde para el Clima que responda NO a las solicitudes de financiación que promueven monocultivos de árboles, en especial, a la solicitud realizada por el Fondo Arbaro para el financiamiento de su llamado “Fondo de Silvicultura Sostenible”.

Éstas son buenas noticias para los bosques, sus pueblos y el clima, porque la propuesta de la CFI buscaba subsidiar un mercado de carbono para créditos REDD+ del sector privado para los cuales no hay demanda ni justificación.