Caucho

El árbol del caucho es originario de la selva amazónica, pero las plantaciones de caucho se han extendido por todas las regiones de bosque tropical. Estas plantaciones son cada vez más a gran escala, de manejo intensivo y con árboles de edad uniforme, y el caucho se utiliza para fines industriales, como la producción de neumáticos para automóviles. En algunas regiones, las plantaciones de caucho a pequeña escala son parte de la agricultura campesina. En la región amazónica se continúa extrayendo el caucho de los árboles que crecen dentro del bosque.

Las empresas británicas no solo controlaban el 80 por ciento de las ‘tierras madereras’ establecidas en Tailandia, sino que también influyeron en la creación del Departamento Forestal Real, que llegó a tener poder absoluto sobre los bosques de la nación. Los acaparamiento masivos de tierra y varias leyes coloniales convirtieron la mitad del territorio del país en una colonia del estado central.
Los movimientos coloniales y anticoloniales han moldeado los modelos e impactos de las concesiones en el sudeste asiático. En algunos casos las comunidades han sufrido despojos disfrazados de concesiones. En otros, las concesiones son parte de una reconcentración de la tenencia de la tierra. De una u otra manera, el modelo de concesión encaja en las ideologías de modernización.

¿Cómo se definen los crímenes forestales? En Tailandia, las comunidades del bosque, y no el gobierno y las empresas responsables de la deforestación a gran escala, son los chivos expiatorios de esta destrucción. (Disponible en tailandés).

La producción industrial de caucho natural siempre fue sinónimo de destrucción y explotación. Cerca del 70% se usa para fabricar neumáticos. En la medida en que se incremente el uso de autos, camiones y aviones, también se incrementará el uso de caucho. Y esto no llega sin controversias.