Australia: establecimientos agrícolas de Tasmania que alimentaban a la gente ahora alimentan fábricas de astillas

Preolenna, en el noroeste de Tasmania, ha cambiado radicalmente con relación a lo que solía ser hace apenas cinco años (ver Boletín N° 36 del WRM). Según el plan del Gobierno Federal denominado Plantations 2020 Vision ( http://www.plantations2020.com.au ), esta comunidad que supo ser agrícola ha visto cómo sus predios rurales que solían proveer alimento a la gente han sido convertidos para proveer madera a las fábricas de astillas. El modelo de plantaciones a gran escala de monocultivo de árboles ha arrasado más de 35 pueblos agrícolas en el noroeste interior, desde Circular Head a Wilmot.

Dos antiguas residentes (Colleen Dibley y Evelyn De Vito) han denunciado ante una comisión nacional de revisión que desde 1997 a 2001, trece casas y once granjas lecheras fueron arrasadas con excavadoras para dar paso al cultivo de árboles, después de la venta de las granjas y la mudanza de las familias. La Sra. Dibley declaró ante la comisión que en los últimos cinco años se perdieron 187 puestos de trabajo en el noroeste desde que las granjas fueron convertidas en plantaciones de monocultivos destinados a la producción de astillas.

En 1995, la industria láctea empleaba en forma directa 26 personas en 16 importantes establecimientos de cultivo y producción láctea en Preolenna y Meunna. Este año no hay ningún empleado en esas granjas. También había cinco trabajadores rurales empleados, hoy ya no existen esos puestos de trabajo. Durante el mismo período, el número de personas empleadas en la industria de las plantaciones, que se ha expandido en forma importante, se ha estancado. En Preolenna, lo que antes era una comunidad rural productiva activa se ha convertido en un paisaje silencioso, infestado de malezas, propiedad de dos compañías madereras y "ahora es una comunidad dormitorio, donde los pobladores trabajan fuera del distrito o dependen de la asistencia social".

En consonancia con los cambios en las condiciones económicas, Telstra eliminó su torre de telefonía móvil y se retiró la red de electricidad. La Sra. Dibley afirmó que las compañías madereras no eligieron tierras no aptas para la agricultura, sino tierras agrícolas clase tres y cuatro o de primera categoría. La Sra. Dibley declaró ante la comisión que si bien las compañías madereras Gunns y Forest Enterprises habían afirmado en forma reiterada que no utilizarían suelos de primera categoría, la publicidad de su esquema de inversión mostró una imagen diferente. "Gunns realiza un proceso riguroso de selección y evaluación de sitios. Nuestros sitios están ubicados en suelos de gran fertilidad con lluvias abundantes y confiables". Afirmó que salvo por dos casas, Meunna ya no existe, y que en su lugar se levanta una enorme plantación de monocultivo industrial de Eucalyptus nitens que solamente brinda empleo ocasional a cuadrillas de trabajadores forestales.

En 1999, las zonas de Waratah-Wynyard y Burnie tenían más plantaciones que cualquier otra área gubernamental local de Tasmania, y la plantación se intensificó a partir de principios del año 2000. Pero el desempleo en estas zonas está entre los más altos del estado, y la población sigue disminuyendo. La Sra. Dibley afirmó ante la comisión que, sólo por la destrucción de las granjas lecheras, el Consejo de Waratah-Wynyard había perdido cerca de 4 millones de dólares australianos por año.

Pero los cambios no se produjeron en silencio. A pesar de la división creada entre los vecinos, en 1999 y 2000, Preolenna fue tema de numerosos artículos periodísticos, cuando el grupo cada vez más escaso de residentes, incluidos los granjeros que vendieron sus tierras contra su voluntad, vieron las consecuencias de la destrucción de la base económica de la comunidad.

A su vez, la Comisión de Referencia de Asuntos Rurales y Regionales y del Transporte, del senado australiano, está examinando los impedimentos para la industria de las plantaciones. El plazo para las presentaciones finalizó a fines de agosto y la comisión está examinando, entre otras cosas, qué impedimentos existen para alcanzar los objetivos del plan Visión 2020 y si se debe modificar la estrategia. "Si Preolenna es un ejemplo de lo que sucede cuando existen ciertos impedimentos para la instalación de la industria maderera, no quiero ni imaginar lo que ocurriría si se eliminaran esos impedimentos", dijo la Sra. Dibley.

Artículo basado en información obtenida de: "Fighting wave of change at Preolenna", Helen Kempton, The Advocate, Saturday Extra, 19 de octubre de 2002, enviado por Brenda Rosser, correo electrónico: shelter@tassie.net.au