Paraguay

La falsa idea de que las plantaciones industriales son una solución a la crisis climática es una oportunidad excelente para fondos de inversión como Arbaro, que acceden al escaso financiamiento climático para expandir destructivos monocultivos.
La compañía planea una expansión de 75.000 hectáreas de plantaciones industriales de árboles en siete países del Sur global: Sierra Leona, Ghana, Uganda, Etiopía, Perú, Ecuador y Paraguay. Descarga el folleto con más información y alertas para las comunidades.
  Indígenas Ayoreos protestan ante pasividad del Gobierno frente a deforestación ilegal. © GAT Paraguay está siendo actualmente el epicentro de un encuentro regional nada ordinario. Expertos de Bolivia, Brasil, Ecuador, Colombia y Perú se dieron cita desde el 28 de julio para tratar la situación crítica que suponen los cada vez más frecuentes avistamientos de indígenas en aislamiento y sus consecuencias.
Foto: volunteerlatinamericablog.com.    El espíritu vino en forma de cuervo, me llevó hacia arriba y me dijo: "Mira a eami esta noche. Puedes ver muchos fuegos encendidos. Son las fogatas de tu pueblo Ayoreo que iluminan todo". Seguimos volando y las luces se apagaban una a una.
The International Work Group for Indigenous Affairs (IWGIA) has issued a report on the indigenous Ayoreo people in Paraguay and the injustices they have been experiencing due to the expansion of ranching, illegal sale of land and extractive industries (1). More than a report, it is an urgent wakeup call that Director of Iniciativa Amotocodie Benno Glauser introduces as follows: Non-indigenous society began to invade the vast territory of the Ayoreo only 50 years ago, with the goal of taking possession of the land.
Un caso muy claro para ilustrar que la conservación de bosques es un tema de derechos humanos, es el de la situación de los indígenas Ayoreo que habitan en el Chaco paraguayo. También es uno de los casos más claros de que la protección de los bosques debe dejarse en manos de quienes están más interesados en su conservación: los pueblos indígenas que de ellos dependen.
Unión de Nativos Ayoreo de Paraguay, Iniciativa Amotocodie, Informe IWGIA 4 - 2009 Esta publicación tiene como objetivo desmarcar el territorio Ayoreo cruzando dos vías editoriales: por un lado, la de los datos objetivos, las mediaciones y los diagnósticos de especialistas occidentales; por otro, las voces de los indígenas que reclaman el derecho a la cultura y la propiedad de la tierra y reivindican la autodeterminación política, corolario y fundamento de aquellos derechos esenciales.
En Paraguay, la Federación Paraguaya de Madereros (FEPAMA) habla de “colaborar con el proyecto de la Reforma Agraria impulsada por el Gobierno, a través de una propuesta de desarrollo rural integral y generación de riquezas mediante la forestación utilizando las tierras ociosas.”(1)  La FEPAMA aduce que “con este trabajo se podrá brindar un especial apoyo a los pequeños y medianos propietarios rurales, de forma que puedan contribuir a organizar la promoción de plantaciones forestales ...
El pueblo indígena Ayoreo es una de las aproximadamente 100 tribus no contactadas del mundo y el único pueblo no contactado en Sudamérica fuera de la Amazonía. Los Totobiegosode (“gentes del lugar de los cerdos salvajes”) son el grupo más aislado de los Ayoreo y viven en el Chaco, una vasta extensión de bosque denso y enmarañado que se extiende desde Paraguay a Bolivia y Argentina.
Su nombre era Parojnai. Pertenecía al pueblo indígena Ayoreo-Totobiegosode que habita en la selva del Chaco, la cual se extiende desde Paraguay hasta Bolivia y Argentina, al Sur de la cuenca del Amazonas.