Filipinas

Los movimientos coloniales y anticoloniales han moldeado los modelos e impactos de las concesiones en el sudeste asiático. En algunos casos las comunidades han sufrido despojos disfrazados de concesiones. En otros, las concesiones son parte de una reconcentración de la tenencia de la tierra. De una u otra manera, el modelo de concesión encaja en las ideologías de modernización.
La ONG Global Witness publicó recientemente su informe sobre la violencia en 2019 contra las y los defensores de la tierra y el ambiente, aquellos que están al frente de la resistencia contra la devastación y explotación de personas y territorios. Su informe evidencia que 2019 fue el año con el mayor número de personas asesinadas desde 2012, cuando la ONG comenzó a publicar estos datos. Doscientos doce defensores de la tierra y el ambiente fueron asesinados en 2019, un promedio de más de cuatro personas por semana.
“Dulet”: enfermedad altamente contagiosa traída por el meginalew (buen espíritu) para disciplinar las malas acciones de la humanidad.
Mujeres líderes de varias organizaciones nacionales, regionales e internacionales reclamaron que se sepa la verdad de lo que está ocurriendo en Marawi y Mindanao, Filipinas, y que se persiga a los responsables de la violencia. Alrededor de 130 personas muertas, miles de decenas atrapadas y varios miles más desplazadas fue la secuela de una operación militar fallida para capturar el líder de Abu Sayyaf, Isnilon Hapilon. Se declaró la ley marcial en todo Mindanao.
En la última década, Filipinas ha apostado fuertemente a la minería industrial. Tiene 47 minas a gran escala activas y hay creciente evidencia de sus costos sociales y ambientales. El informe argumenta que la capacidad del país para regular adecuadamente o cerrar las minas contaminantes quedará seriamente restringida por una red de tratados de inversión que Filipinas ha firmado, que ofrece una protección excesiva a los inversionistas extranjeros.
Sólo disponible en inglés. “The forest dependent people of India are raising their voice strongly against the loot of natural resources in the name of delivering development, saving the environment and combating climate change. They are bringing forth the issues of people’s political economy of protection of natural resources and protection of livelihood vis-à-vis the elite and capitalist interests on the natural resources.
En Filipinas, la agricultura tradicional de montaña, implementada a través del método de “roza y quema” (kaingin), es demonizada y antagonizada por una legislación restrictiva.
Las plantaciones de palma aceitera en Palawan, al igual que en las otras partes de Filipinas, se presentan como una solución clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y como una herramienta para la erradicación de la pobreza. Sin embargo, la realidad muestra un panorama diferente. Un informe de la organización“Ancestral Land/Domain Watch” (ALDAW) explica las numerosas razones por las cuales es necesario suspender el avance de la palma aceitera.