Compensación por pérdida de biodiversidad

La promesa de compensar la destrucción de la biodiversidad abre la puerta a las empresas para que obtengan fondos y accedan a tierras que de otra manera estarían fuera del alcance de la destrucción a gran escala. Las promesas de recrear o proteger un hábitat de valor ecológico “equivalente” en otro lugar habilita a las empresas al acceso comercial a incluso áreas protegidas y lugares que son Patrimonio Mundial, permitiendo que la destrucción llegue a esas zonas. La compensación de biodiversidad da como resultado una doble acción de destrucción y explotación, porque las empresas controlan tanto los territorios afectados por las actividades industriales como los destinados a proyectos de compensación.

El discurso del desarrollo continúa cobrando fuerza a pesar de su rol decisivo en la crisis actual así como de los millones de medios de vida que ha destruido con desplazamientos y despojo.

Mientras la destrucción de territorios de bosques continúa, más promesas y programas se llevan a cabo en nombre de “enfrentar la deforestación y el cambio climático”.