Guyana

Los incendios en la Amazonía están apareciendo con más frecuencia y mayor intensidad. Pero, ¿quién está realmente quemando los bosques?
Cómo hacer de la sostenibilidad de la vida el centro de los debates.
A pesar de décadas de presiones sobre sucesivos gobiernos para obtener el pleno reconocimiento legal de sus derechos tradicionales a la tierra, los 55 a 60.000 amerindios de Guyana todavía se encuentran en una de las situaciones más precarias de América del Sur en materia de tenencia de la tierra: muchas comunidades no poseen ningún tipo de título legal sobre sus tierras, mientras otras sólo cuentan con un título inseguro que apenas cubre una fracción de su territorio ancestral, y que puede ser revocada en cualquier momento en forma unilateral por el Ministerio de Asuntos Amerindios.
Publicación de Censat-Agua Viva en ocasión de la Cumbre Mundial de Johannesburgo. Amazonía: Selva y Bosques diez años después de Río
En el interior de Guyana se extiende una selva tropical de 150 kilómetros de ancho, la mayor parte de la cual en estado primario. Sin embargo, la percepción oficial desde los ’70 según la cual la minería resultaba esencial para el “desarrollo”, junto a la apertura económica del país -- que implicó la promoción de la explotación de los recursos naturales, en especial madera y minerales-- para enfrentar la creciente deuda externa y satisfacer las condiciones del ajuste estructural de 1991 impuesto por el FMI y el Banco Mundial, allanaron el camino a las empresas transnacionales.
El Dr Conor Wilson Boyd --presidente de Weyerhaeuser Forestlands International, una empresa propietaria de un total de 11 millones de hectáreas en Norte América y establecida en 32 países-- realizó una presentación durante una reunión organizada por el Iwokrama International Rainforest Centre for Rainforest Conservation and Development (Centro Internacional de Bosque Tropicales Iwokrama para la Conservación y el Desarrollo de los Bosques Tropicales) el pasado mes de octubre en Georgetown.
Siguiendo una recomendación de su Oficina de Privatizaciones, el gobierno de Guyana está considerando una propuesta según la cual Primegroup Limited y Matthews Associates se harían cargo del predio Wauna Oil Palm en la región noroeste del país, con la condición de que establezcan una empresa en el país. Primegroup Ltd. es un importante inversor en plantaciones de palma en Malasia, que es el principal productor mundial de esa oleaginosa.
Por Forest Peoples Programme,, Philippine Indigenous Peoples Links y World Rainforest Movement
La apertura de Guyana a las compañías extranjeras iniciada a mediados de la década de 1980 ha dado lugar a un proceso de destrucción de sus bosques tropicales (hasta entonces un raro caso de ecosistemas virtualmente intocados), ignorando por completo a los pueblos amerindios que han habitado esas selvas durante siglos, utilizando sus recursos en forma sustentable. Este proceso continúa, en desmedro de los intereses de los bosques de Guyana y de los pueblos indígenas, quienes están llevando adelante acciones para revertir dicha situación.